Mantenimiento de casas de madera


Mantenimiento de una casa de madera

Cada cuatro o cinco años hay que someter el exterior e interior de la vivienda a un tratamiento de lasures a poro abierto

Las casas de madera son viviendas cuya estructura está compuesta específicamente por este material. Se pueden construir a partir de un sistema de troncos, planos o redondos, que forman la estructura exterior a la vista o mediante un entramado ligero de madera que se forra posteriormente con otros materiales, madera o no.

Ambos sistemas se trasladan despiezados hasta la parcela, donde se ensamblan, aunque existe una tercera posibilidad: un sistema móvil. “Son casas montadas en fábrica y transportadas en piezas muy grandes hasta la ubicación definitiva”. De acuerdo a estas características, las viviendas, que se pueden edificar en varias plantas, se dividen en:

Modulares. La casa se transporta desde la fábrica en grandes volúmenes armados que son instalados por personal cualificado.

Panelables o en obra. Cuando no sea posible el transporte en módulos, la casa se construye directamente en su ubicación definitiva.

Durante el proceso de fabricación, la madera es sometida a diversos tratamientos para resistir el paso del tiempo. “La tecnología actual permite secar y tratar la madera en origen para que, una vez instalada, conserve las prestaciones necesarias para que no se produzcan movimientos de la madera ni ataques de hongos o xilófagos”

Sí es necesario, no obstante, someter la madera a un proceso de “redecoración” exterior que consiste en aplicar un lasur a poro abierto cada cuatro o cinco años. Estos lasures se pueden encontrar en una gran variedad de colores para mantener el color original de la madera. En cuanto al interior de la vivienda, el mantenimiento incluye también el tratamiento con lasures a poro abierto, como barnices al agua, poliuretanos o esmaltes. Aproximadamente, por cada 10 m² de superficie se necesita un litro de lasur.

Respecto a la humedad, la madera funciona a modo de esponja: absorbe o suelta humedad según la temperatura y humedad ambientales. Este proceso es el que asegura que en una casa de madera sea difícil percibir manchas o condensaciones de humedad. En general, se crea un ambiente más agradable contra las alergias o la proliferación de ácaros, bacterias y mohos.

Por otro lado, la madera es un buen aislante térmico y acústico. Permite un ahorro energético en calefacción y aire acondicionado “calculado en un 50% respecto a una construcción convencional”. En relación al sonido, no favorece el efecto rebote y, además, se refuerza con tableros OSB (compuestos por virutas) y tableros de placa-yeso para garantizar el silencio.

Casas de Madera

Casas de  madera Las casas de madera tienen muchas ventajas sobre una construcción de hormigón. Entre las más importantes son su asequible precio y rapidez de montaje. La madera es un material ecológico y natural, un producto que combina la inspiración, la belleza, el rendimiento y la ventaja del medio ambiente. Una de las principales … Continue reading